Font Size

SCREEN

Profile

Layout

Menu Style

Cpanel

23Julio2014

Está aquí: Home Mapa del sitio Esquemas de Horas Santas Hora Santa por la Familia

Hora Santa por la Familia

Guía: En el nombre del padre y del Hijo…
Lector 1: Dios no es un ser solitario, es una Familia por el padre y el Hijo y el Espíritu Santo y la Iglesia, pueblo santo de Dios, es la Familia de Dios en la Tierra.

La familia, a su vez, es de Dios que <<en su misterio mas intimo no es una soledad, sino una familia>> (Juan Pablo II, Homilia en Puebla 2: AAS 71 p. 184). Es una alianza de personas a las que se llaga por vocación amorosa del padre que invita a los esposos a una <<intima comunidad de vida y de amor>> (GS 48), cuyo modelo es el amor de Cristo a su Iglesia.


Lector 2: La <<comunión>> de las personas deriva, en cierto modo, del misterio del <<Nosotros>> trinitario y, por tanto, la <<comunión conyugal>> se refiere a este misterio. La familia, que se inicia con el amor del hombre y la mujer, surge radicalmente del misterio de Dios. Esto corresponde a la esencia más intima del hombre y de la mujer, y a su natural y autentica dignidad de personas (Carta a las familias, 8).

Lector 1: “La familia misma es el gran misterio de Dios. Como <<iglesia domestica>>, es la esposa de Cristo. La iglesia universal, y dentro de ella cada iglesia particular, se manifiesta mas inmediatamente como esposa de Cristo en la <<Iglesia domestica>> y en el amor que se vive en ella: amor conyugal, amor paterno y materno, amor fratern, amor de una comunidad de personas y de generaciones” (Carta a las familias, 19).

Lector 2: por eso, hermanas y hermanos, vamos ahora a contemplar el misterio de Cristo esposo en su humanidad eucarística, y por él, con él, contemplemos agradecidos el misterio de nuestra familia. Con nuestros cantos y oraciones aclamemos el misterio del amor de Cristo que ha querido quedarse con nosotros para caminar juntos con la vida, pidamos perdón a Dios por las infidelidades a su plan de amor, desmosle gracias a Dios por el don del matrimonio y la familia y alabémoslo por su misericordia. Participemos con gran fe y alegría en este encuentro con Cristo vivo, camino de conversión, comunión, y solidaridad para nuestras familias.

Lector 1: “La eucaristía es un sacramento verdaderamente admirable. En él se ha quedado Cristo mismo como alimento y bebida, como fuente de poder salvífico para nosotros. Nos lo ha dejado para que tuviéramos vida y la tuviéramos en abundancia (Cf. Jn 10, 10)”: la vida que tiene él y que nos ha trasmitido con el don del Espíritu, resucitando al tercer día después de la muerte. Es efectivamente para nosotros la vida que procede de él. ¡Es también para ustedes, queridos esposos, padres y familias! ¿No instituyo él la eucaristía en un contexto familiar, durante la ultima cena?” (Carta a las familias, 18).
Oración de charles de Foucault

Guía: En la sagrada eucaristía, tú estás todo entero, todo vivo,
Todos: Mi bien amado Jesús, tan plenamente como estabas en batanea.
Guía: Como estabas en medio de los Apóstoles…
¡Igualmente estas aquí, mi bien amado y mi todo!
Todos: ¡Oh!, no estemos jamás fuera de la presencia
De la sagrada eucaristía ni un solo de los instantes.
¡Que Jesús nos permita estar junto a ella!


Canto

Cantemos al amor de los amores,         para nuestro bien, se queda en el santuario
Cantemos al señor,                                 esperando al justo y pecador.

¡Dios está aquí!, venid, adoradores        Oh gran prodigio del amor divino,
Adoremos a Cristo redentor.                  Milagro sin igual;

GLORIA A CRISTO JESUS: CIELOS Y         prenda de amistad, banquete al peregrino
TIERRA, BENDECID AL SEÑOR                 do se come el cordero celestial.

HONORY GLORIA A TI, REY DE LA
GLORIA. AMOR POR SIEMPRE A TI         GLORIA A CRISTO JESUS…
DIOS DEL AMOR

Por nuestro amor oculta en el sagrario
Su gloria y esplendor;
Petición de perdón

Guía: amigos, ante el señor Jesús, con un corazón contrito, reconozcamos nuestras fallas de generosidad para con nuestras familias, por no esforzarnos en vivir el plan de Dios para la familia, por la falta de amor y respeto a nuestros padres.

SALMO 50
Lector 1: Misericordia, Dios mío, por tu bondad;
Por tu inmensa compasión borra mi culpa;
Lava del todo mi delito, limpia mi pecado.

Lector 2: pues yo reconozco mi culpa, tengo siempre presente mi pecado: contra ti, contra ti solo peque, cometí la maldad que aborreces.

Guía: en la sentencia tendrás razón, en el juicio brillara tu rectitud.
Mira, que en la culpa naci, pecador me concibió mi madre.

Todos: te gusta un corazón sincero, y en mi interior me inculcas sabiduría.
Rocíame con el hisopo: quedare limpio;
Lávame: quedare más blanco que la nieve.

Lector 1: hazme oír el gozo de la alegría, que se alegren los huesos quebrantados.
Aparta de mí pecador tu vista,
Borra en mi toda culpa.

Lector 2: ¡Oh Dios! Crea en mi un corazón puro, renuévame por dentro con espíritu firme; no me arrojes lejos de tu rostro  no me quites tu santo espíritu.

Guía: devuélveme la alegría de tu salvación, afiánzame con espíritu generoso: enseñare a los malvados tus caminos, los pecadores volverán a ti.

Lector 1: Líbrame de la sangre, ¡Oh Dios, Dios, salvador mío!,
Y cantara mi lengua tu justicia, Señor, me abrirán los labios, y mi boca pronunciara tu alabanza.

Lector 2: los sacrificios no te satisface; si te ofrecieran un holocausto, no lo querrías. Mi sacrificio es un espíritu quebrantado: un corazón quebrantado y humillado tú no lo desprecias.

Todos: Señor, por tu bondad, favoreces a Sion, Reconstruye las murallas de Jerusalén: entonces aceptaras los sacrificios rituales, ofrendas y holocaustos, sobre tu altar se inmolaran novillos.

Guía: Ahora, expresemos al padre con sinceridad algunas cosas que en la vida de nuestras familias y de nuestra sociedad han oscurecido el plan de Dios. Después de cada petición respondemos: PERDON, SEÑOR, PERDON.

Lector 1: por no saber agradecer el don de la vida.

Lector 2: por no valorar lo que nuestros padres hacen por nosotros.

Lector 1: por juzgar equivocadamente sus faltas, sin pensar que también son humanos

Lector 2: por pedir y exigir más de lo que nos pueden dar.

Lector 1: por no esforzarnos en ser mejores hijos y mejores hermanos.

Guía: continuando con esta suplica de perdón, ¿de que le pediría tu perdón a Dios en este momento?

Momento de Silencio
Guía: Unamos ahora nuestras voces y cantemos todos el amor de ati que es perdón, con una actitud de confianza y de gratitud.
Canto: NADIE TE AMA COMO YO
Cuanto he esperado este momento, cuanto he esperado que estuvieras asi.
Cuanto he esperado que me hablaras,
Cuanto he esperado que vinieras a mi.
Yo se bien lo que tu has vivido,
Yo se bien por que has llorado,
Yo se bien lo que has sufrido
Yo se bien lo que me dices
Aunque a veces no me hablas
Yo se bien lo que en ti sientes
Aunque nuca lo compartas

PUES NADIE TE AMA COMO YO
PUES NADIE TE AMA COMO YO
MIRA LA CRUZ ESA ES MI MAS GRANDE PRUEBA
NADIE TE AMA COMO YO
PUES NADIE TE AMA COMO YO
PUES NADIE TE AMA COMO YO

MIRA LA CRUZ FUE POR TI FUE PORQUE TE AMO
NADIE TE AMA OMO YO.
Yo a tu lado he caminado
Junto a ti yo siempre he ido
Aún a veces te he cargado,
Yo he sido tu mejor amigo.

Oración de Acción de gracias
Guía: después de haber recibido el perdón del señor, desmole gracias en este momento por su fidelidad y por su amor manifestado en el don de nuestras familias.

Salmo 4
Todos: Te doy gracias, señor, de todo corazón,
Proclamando todas tus maravillas;
Me alegro y exulto contigo,
Y toco en honor de tu nombre, oh Altísimo.

Salmo 17
Guía: Yo te amo, Señor; tú eres mi fortaleza Señor, mi roca, mi alcázar, mi liberador. Dios mío peña mía, refugio mío, escudo mío, mi fuerza salvadora, mi baluarte invoco al Señor de mi alabanza
Y quedo libre de mis enemigos.
Todos: me cercaban olas mortales,
Torrentes destructores me aterraban,

Guía: Inclinó al cielo y bajó
Con nubarrones debajo de sus pies;
Volaba a caballo de un querubín
Comiéndose sobre las alas del viento,
Envuelto en un manto de obscuridad;

Todos: como un toldo, lo rodeaban
Oscuro aguacero y nubes espesas;
Me envolvían las redes del abismo,
Me alcanzaban los lazos de la muerte.

Guía: en el peligro invoque al señor,
Grite a mi Dios:
Desde su templo él escucho mi voz,
Y mi grito llego a sus oídos.

Todos: entonces tembló y retemblo la tierra,
Vacilaron los cimientos de los montes,
Sacudidos por su cólera;
De su nariz se alzaba una humareda,
De su boca un fuego voraz.
Y lanzaba carbones hirviendo al fulgor de su presencia las nubes
Se decidieron y granizo y centellas.

Guía: y el señor tronaba desde el cielo,
El altísimo hacia oír su voz:
Disparando sus saetas, los dispersaba,
Y sus continuos relámpagos los enloquecían.

Canto: Te doy gracias Jesús
TE DOY GRACIAS, JESUS,
POR HABERME ENCONTRADO,
POR HABERME SALVADO:
TE DOY GRACIAS, JESUS, (2)
Hoy ya se el camino, y hacia el me dirijo
Es la senda bendita que representa el hijo

TE DOY GRACIAS, JESUS, (2)
Mi amor era pequeño, pero ya lo he encontrado,
Y ese pequeño amor hoy se ha agigantado
TE DOY GRACIAS, JESUS, (2)
Hoy Jesús es mi guía: él controla mi vida,
Y no ha ser terreno que mi cariño mida

Guía: llenos de agradecimiento expresamos muchísimas cosas con las que Dios ha bendecido a la humanidad por medio de las familias. Demos gracias al Señor por su designio sobre la vocación y la misión de las familias y por lo que representan en la vida de la humanidad y de la sociedad. Respondamos diciendo: TE DAMOS GRACIAS, PADRE.
(Espontáneamente dan gracias y todos respondemos).

Guía: te damos gracias por todas las muestras de amor que nos haces a diario. Señor. Queremos ponernos en tus manos y sigue bendiciendo a nuestras familias.
Lector 1: sigamos en silencio esta oración pensando en lo profundo de nuestro corazón. ¡Que agradable es ponernos en las manos de Dios!
Lector 2: padre mío,
Me abandono a ti.
Haz de mi lo que quieras,
Lo que hagas de mi te lo agradezco,
Estoy dispuesto a todo,
Lo acepto todo.

Y porque para mi amarte es darme,
Entregarme en tus manos sin medida,
Con infinita confianza,
Porque tu eres mi padre.
Con tal de que tu voluntad se haga en mi y en todas tus creaturas,
No deseo nada más, Dios mío.
Pongo mi vida en tus manos,
Te la doy Dios mío,
Con todo el amor de mi Corazón,
Por que te amo.

Canto: Dios esta aquí
Dios está aquí,
Tan cierto como el aire que respiro,
Tan cierto como la mañana se levanta
Tan cierto como yo te hablo y me puedes oír.

Jesús está aquí,
Tan cierto como el aire que respiro,
Tan cierto como la mañana se levanta tan cierto como yo te hablo y me puedes oír.
Dios está en mí,
Tan cierto como el aire que respiro,
Tan cierto como la mañana se levanta tan cierto como yo te hablo y me puedes oír.
Dios está aquí,
Tan cierto como el aire que respiro,
Tan cierto como la mañana se levanta tan cierto como yo te hablo y me puedes oír.
A rendir mi corazón,
Quiero más de ti
Toma mi necesidad
Dame tu preciosa paz
Quiero más de ti.

Dame, dame, dame más de ti
Bendito señor.
Dame, dame, dame más de ti
Quiero más de ti,
Dame, dame, dame más de ti
Quiero más, quiero más de ti.

Vengo a ti, hoy Señor,
Todos: Señor nuestro Jesucristo, que en este sacramento admirable nos dejaste el memorial de tu pasión, concédenos venerar de tal modo los sagrados misterios de tu cuerpo y de tu sangre, que experimentemos constantemente en nosotros el fruto de tu redención. Tú que vives y reinas con Dios Padre en la unidad del Espíritu Santo y eres Dios por lo siglos de los siglos.

Todos: Amen

Buscar